Reporte de pesca: Juan Robledo Saavedra.

Dadas las condiciones del mar para ir en busca de las corvinas, partimos en busca de ella. Viajamos tempranito hacia el coto de la V región. Eran las 4:30 am y ya íbamos saliendo desde Ocoa, lugar donde vivo. A la 6 am ya estábamos instalados en el lugar de pesca. El día estaba ideal debido a las condiciones climáticas, ya que se dio un día nublado, una de las mejores formas en que me
gusta buscar a esas rubias. Junto con mis amigos de pesca, empezamos en la búsqueda de un canalón que tuviese las características precisas para esperar a que entren.

Saliendo los primeros rayos de sol, la primera corvina es pillada por un amigo. Luego de casi una hora, no hubo ningún pique ni vista de coleos. El mar estaba en reposo de bajamar (mar quieta). Nos sentamos un rato y aprovechamos de comer algo, para esperar que repuntara y que hubiese más revoltura en el canalón. Dadas estas condiciones, empezamos nuevamente a pescar, mi señuelo escogido en esta oportunidad fue REALIS JERKBAIT 120SP SW CLEAR BLUE BACK (mi favorito). Los primeros lances fueron en la cabecera del pozón, que se juntaba con
el canalón. A minutos tuve la primera captura, fue del ataque de un lenguado a la salida del canalón. Luego de un par de tiros más, sale otro lenguadito de menor tamaño, que fue devuelto al mar.

Como yo andaba en búsqueda de corvinas, me moví un poco más al pozón y de repente sentí puff!! El ataque de una corvina que arrancó por el correntón. Luego de unos minutos ya estaba afuera. Unos amigos que estaban metros más allá también tuvieron sus capturas, pero los ejemplares no eran lo que buscábamos. La ambición nos hacía querer algo de mejor tamaño.

Ya obtenidas esas capturas se acercaron más pescadores al mismo canalón. Ellos pescaban con chispa y se metían bien adentro para poder pescar, entonces tomé la decisión de ir en busca de otro canalón, para encontrar la corvina deseada. Caminaba anhelando pillar una bonita corvina. Ya llegando a un canalón, en un banco se vieron colear. Era una buena posibilidad de que entraran a comer pulgas, ya que había una buena cantidad. Veía cómo un par de colas se veían en el banco y me puse a analizar hacia donde salían, y claro, me di cuenta de que entraban al canalón luego de colear.

Mientras me estaba preparando para tirar, tuve una llamada: uno de mis amigos había capturado un buen ejemplar de lenguado. En ese momento pensé en devolverme a ese lugar pero decidí no hacerlo, pues mi objetivo principal eran las corvinas. Seguí con el señuelo regalón, cuando en unos par de lances, una corvina no superior a los 2 kilos ataca. A pesar de no ser tan grande, dio una buena pelea.

Durante dicha pelea, observé de reojo que estaba coleando una linda corvina, así es que me apuré en sacar luego a aquella de dos kilos, para no asustar a la otra coleadora.

 

Luego que obtener a la pequeña rubia, la devolví a su hábitat y me senté a esperar que coleara aquella que había presenciado. Pasaron sólo unos minutos y la volví a ver. Esperé con calma, seguía viéndola colear. Luego de verla reiteradas veces, fui en busca de ella. Empecé tirando en el banco donde coleaba. El mar ya estaba subiendo y las condiciones iban mejorando. Todo indicaba que esa corvina atacaría o se equivocaría en atacar.

La corvina seguía coleando, pero no quería picar. De un momento a otro sale del banco y empieza a colear dentro del canalón. Era mi

mejor posibilidad de obtener esa captura, ya que el canalón estaba bien revuelto, entonces tomé la decisión de cambiar el señuelo por otro más llamativo y chillón. Escogí el DUO Realis Jerkbait 120SP SW AQA0283. Empecé a tirar en el canalón con diferentes técnicas. Luego de un rato, tiré un lance cruzado en el canalón, recogiendo y a la vez haciendo pequeñas pausas con tironcitos. Cuando de repente puff! La hermosa rubia había atacado el señuelo! No podía pararla, arrancaba y arrancaba hacia adentro. En unos minutos pensé que iba a quedar sin lienza, así es que empecé a frenarla despacio, evitando que se reventaran los triples y perder esa captura. Hasta que logré detenerla, pero la pelea no terminaba, ya que seguía arrancando por el canalón. Me hizo caminar aproximadamente 500 metros por la orilla, llegando al lugar donde se encontraban mis amigos de pesca.

 

Ellos rápidamente sacaron sus señuelos del agua, para así no enredarme con ellos. Pasó más de media hora y recién pude verla en la orilla. Sin desesperación, esperaba que las olas me ayudaran a sacarla, ya venía agotada de batallar. Al fin pude obtenerla! Fue una tremenda pelea, lejos una de las mejores. No siendo una captura de gran tamaño, pues en mi vida he sacado de varios kilos más, superó los dos dígitos. Fue la mejor pelea y experiencia que he tenido.

Equipo utilizado:

  • Daiwa BG 4000 SALTWATER.
  • Línea daiwa J-braid.
  • Señuelo DUO REALIS JERKBAIT  120SP SW CLEAR BLUE BACK.
  • Señuelo DUO Realis Jerkbait 120SP SW AQA0283.

 

Juan Robledo Saavedra.

Comentarios

comments